El término infografía se ha popularizado desde hace tiempo para referirse a casi todas las imágenes generadas por ordenador. Son imágenes en las que se trata de reproducir un entorno tridimensional, que se aproximen en mayor o menor medida a la realidad basándose en factores como el cálculo de la luz y su comportamiento, las sombras, textura de materiales, recreación de la atmósfera…

Generalmente nuestros clientes suelen solicitarnos estas imágenes bien para la presentación de proyectos a clientes o inversores de modo que puedan comprobar rápidamente particularidades, ventajas o beneficios de un proyecto o bien para la presentación de concursos.

Dado que la infografía nos permite representar un entorno tridimensional, es un recurso gráfico o una herramienta de comunicación que puede resultar muy potente a la hora de trasladar nuestras ideas a aquellos clientes a los que les resulta más complicado obtener información de documentación gráfica en dos dimensiones. Su inmediatez y facilidad de comprensión hace que este tipo de imágenes también se utilicen habitualmente para planos comerciales de promoción y venta dirigidas hacia el consumidor final, tomando un carácter claramente publicitario.

También podemos encargarnos de la creación de entornos de 360º, facilitándole archivos en los que una imagen estática se convierte en un entorno interactivo en el que el usuario puede navegar a demanda por todo el entorno de la escena.

Dado el desarrollo que han experimentado los procesos de impresión tridimensional, el abaratamiento de su coste, y su accesibilidad también podemos construir cualquier prototipo o maqueta que necesite.

En cualquiera de los casos comentados, el proceso es muy similar. Partiendo de un plano en dos dimensiones, del concepto de una idea o de bocetos sencillos, comenzaremos siempre por la construcción de un modelado tridimensional. Ese modelo, podría ser utilizado para generar vistas axonométricas, perspectivas o su impresión tridimensional. Si además necesita generar vistas fotorrealistas, mediante varias herramientas informáticas podremos hacerlo adaptándonos a sus necesidades específicas. Teniendo en cuenta la audiencia final a la que vaya destinada, adaptaremos el estilo de las imágenes, el grado de realismo necesario o la calidad final del resultado.

UA-55843322-1